Vacaciones libres de parásitos

¡Por fin llegan las vacaciones de verano! Para muchos de nosotros se acerca una anhelada época de descanso y relax. Ya sea en la montaña o en la playa, todos queremos lo mismo: pasarlo bien y desconectar del estrés de la vida diaria.

Pero nuestros gatos no entienden lo que son las vacaciones: ellos seguirán viviendo su apacible vida de animal de compañía solo que, tal vez, su entorno cambie un poco durante este tiempo.

Quién tampoco entiende de vacaciones son los parásitos que, en esta época más que nunca, viven el más intenso momento de su ciclo biológico.

Y es que el calor del verano, junto con la relajación que vivimos los dueños de mascotas en vacaciones, puede ser una amenaza enorme de los parásitos.

Antes de relajarte del todo es bueno que tengas en cuenta estos consejos

 

Si lo llevas contigo

No olvides aplicarle el antiparasitario adecuado. Si viajas fuera de tu localidad habitual pregunta a tu veterinario cuáles son las recomendaciones que debes seguir. Es importante tener en mente que algunos parásitos son más frecuentes en algunas zonas que en otras, así que debes ser precavido y administrarle el producto que más se adapte a vuestras necesidades.

Si vas a viajar a una zona endémica de filaria o gusano del corazón, consulta con tu veterinario si es necesario realizar un tratamiento preventivo antes del viaje y a la vuelta de las vacaciones. Este parásito no se distribuye igual por toda nuestra geografía, así que no pienses que es inexistente solo porque en tu lugar de residencia no te han hablado todavía de él.

Si tu gato va a tener acceso al exterior, desparasítalo antes y después de las vacaciones. Pulgas, garrapatas y parásitos internos pueden estar esperando la llegada de tu mascota para reiniciar su ciclo vital.  

 

Si lo dejas en una residencia

Aunque sea un lugar de confianza, todos los recintos que albergan varios animales a la vez son susceptibles de estar afectados por parásitos tanto internos como externos. Aunque la empresa no lo exija, es recomendable administrar una protección adecuada frente a parásitos para afrontar con seguridad su estancia en la residencia.

 

Si lo dejas en casa al cuidado de alguien

Aunque dejes tu gato en su residencia habitual acuérdate de administrarle su antiparasitario externo para prevenir infestaciones por parásitos, sobre todo pulgas, que pueden multiplicarse sin control tras unos días sin limpiar la casa a fondo.

Recuerda que los parásitos no dan tregua en verano, así que no te relajes del todo hasta que tengas bien protegida tu mascota. Seresto® para gatos te ayudará con ello.