Consejos para que la visita al veterinario sea más agradable para el gato

La visita al veterinario es fundamental para preservar la salud de tu gato, sin embargo, a los mininos no les gusta salir de casa y suelen ponerse muy nerviosos. Incluso para algunos felinos representa una experiencia traumática y esto puede convertirse en un suplicio para los propietarios. Para hacer que la visita de tu gato al veterinario sea más agradable, sigue estos consejos:

Antes de salir de casa
  • Utiliza un trasportín y mantenlo siempre en casa para que el gato se acostumbre a verlo. Elige uno rígido, que te permita retirar la tapa superior para mayor comodidad.
  • Rocía el trasportín con feromonas especiales para gatos, ayudarán a tu gato a sentirse más tranquilo.
  • Introduce su juguete favorito, si puedes frotarlo con catnip, mejor.
  • Para prevenir los parásitos externos como pulgas o garrapatas, asegúrate de que el felino esté adecuadamente protegido con un collar, no olvides que en la clínica veterinaria entran y salen diferentes animales que podrían ser portadores de parásitos externos.
  • No olvides llevar la cartilla sanitaria y los registros de las vacunas.
Durante el traslado
  • Antes de salir de casa, tapa el trasportín con una manta, para que el gato no pueda ver al exterior, esto le hará sentirse más seguro. Mantenlo tapado durante todo el trayecto.
  • Procura que el trasportín no se mueva mucho cuando vayas en el coche: en el reposapiés posterior, puedes mantenerlo ajustado entre el asiento delantero y trasero.
  • Mantén las ventanas del coche cerradas para disminuir el ruido.
Al llegar al veterinario
  • No saques al gato del trasportín mientras esté en la sala de espera, tampoco retires la manta.
  • Colócalo cerca de ti, de ser posible en un sitio alto.
  • Evita acercarlo a otros animales.
Durante la consulta
  • No saques al gato del trasportín hasta que te lo indique el veterinario.
  • Procura no hacer ruido ni movimientos bruscos.
  • Aunque pueda que te sientas inquieto por las reacciones del gato, no olvides consultar con el veterinario las dudas que tengas sobre la salud de tu gato.
El regreso a casa
  • Toma las mismas medidas durante el traslado: no muevas el trasportín de forma brusca, mantenlo tapado y evita que se zarandee mientras vas en el coche.
  • Al entrar en casa, coloca el trasportín en el suelo. Espera unos minutos para que le des tiempo al gato a reconocer su casa, luego ábrelo para que salga cuando se sienta listo para hacerlo.
  • Si tienes otros gatos, antes de abrir el transportín, déjalo en el suelo y observa las reacciones. Si los ves tranquilos, deja salir al gato. Si, por el contrario, hay bufidos o reacciones agresivas, es preferible que aísles al gato en una habitación aparte hasta el día siguiente, recuerda ponerle agua, comida y un arenero.

L.ES.COM.AH.11.2019.1173